Últimas Entradas

Caspar David Friedrich (1774-1840). "El caminante sobre el mar de nubes" (1818). Óleo sobre lienzo. 74.8 x 94,8 cm. Kunsthalle. Hamburgo

Cuando no estás

Para estar solo no es necesario ser aquel caminante sobre el mar de nubes que pintó el romántico alemán Caspar David Friedrich en 1818.

Tampoco hace falta formar parte de un cuadro de Edward Hopper.

Edward Hopper (1882-1967).

Edward Hopper (1882-1967). “Sunday” (1926). Óleo sobre lienzo. The Phillips Collection, Washington, D.C.

…O de una fotografía de Richard Tuschman, que deja de lado el pincel y la pintura para reinventar con su cámara los cuadros del pintor neoyorkino en su proyecto “Hopper meditations”.

(c) Richard Tuschman. Woman at Window (2013)

(c) Richard Tuschman. Woman at Window (2013)

Puedo estar rodeado de una multitud, como Wally, incluso, y tan perdido como él; pero sentirme absolutamente solo cuando no estás tú.

Martin Handford. Wally en la playa, en la primera edición de ¿Dónde está Wally? (1987)

Martin Handford. Wally en la playa, en la primera edición de ¿Dónde está Wally? (1987)

Por eso, cuando tú no estás y te necesito, como en la canción de Albert Hammond y Carole Bayer Sager, que compusieron la música y la letra respectivamente, en 1976: “Cierro los ojos y estoy contigo“.

When I Need You alcanzó la fama y el primer lugar de las listas de éxitos británicas y estadounidenses aquel mismo año 1976 en la voz de Leo Sayer.

No es cuestión de establecer comparaciones ni, mucho menos, de organizar un concurso… Es, simplemente, que no me canso de escuchar esta maravillosa canción (con la que ahora mismo me siento plenamente identificado) en otras grandes voces, como la de Céline Dion, por ejemplo.

O la de Julio Iglesias ¿por qué no? Un Julio que -como cosa rara- aparece en este vídeo tan solo como esta noche estoy yo… y casi tan elegante como yo.😉

Aunque -he de decirlo- mi versión preferida es la que cantó en 1996 Rod Stewart; aunque a él sí que se le ve en buena y abundante compañía.

Por cierto, hablando de compañía, volvemos a la playa de Wally para comentar una anécdota que se convierte en reto. Resulta que la primera edición norteamericana de dicha imagen fue censurada porque… ¡aparecía una señora en topless! Serías capaz de encontrarla (la imagen se puede ampliar pulsando sobre ella).

Bart Ramakers. No Strings Attached. 2012

Sobre música clásica y ropa femenina

Estaba todavía disfrutando con gusto de los sensuales bailes que hemos compartido en el post anterior cuando, de pronto, me encuentro con esto:

Verás, a mí me parece bien que se intente promocionar la música clásica, especialmente que se acerque a la juventud; pero, por favor, si alguien realiza un vídeo con un momento musical tan extraordinario como ese de la Sinfonía del Nuevo Mundo, del gran Antonín Dvořák, debería cuidar un poco más la coreografía. ¿No?

De coreografías, precisamente, sabe bastante André Rieu

He de reconocer que las chicas de Bond (no me refiero a las de 007 -que también- sino a las del cuarteto de cuerdas) tienen su encanto.

Bond

Bond

Tienen su encanto, decía, incluso a la hora de tocar. Con ellas pasa como con la tónica, que si no te gusta es que no la has probado bastante. Por eso, vamos a verlas otra vez, y de paso a escucharlas, en el vídeo oficial de Victory; en el que, por cierto, también hay baile y en este blog somos muy bailongos.

Ellas fueron pioneras en este tipo de cuartetos, que luego han proliferado como setas en otoño. Quizás alguna vez traiga aquí algunos de esos cuartetos… Pero, ya que estamos con Bond, y cambiando de música, no quiero dejar pasar la ocasión de mostrar para que me gusta a mí que se usen las plazas de toros:

Más solita (o no) pero siempre en compañía de su violín, alcanzó notable notoriedad Vanessa-Mae, que igual interpreta a Bach (otra vez, hoy no paramos de oírlo porque Bach es muy moderno).

… Que nos hace bailar (sin olvidar del todo sus orígenes clásicos).

La violinista de Singapur tampoco es muy remilgada a la hora de vestir. Ella con unas braguitas y unas alitas de angelito tiene bastante.

Vanessa Mae

Vanessa Mae

Oriental y famosa también por su forma de vestir es una pianista extraordinaria, una de mis preferidas sin duda: Yuja Wang.

HOLLYWOOD, CA. JUL. 17, 2014.  Yuja Wang in Prokofiev's Piano Concerto No. 1 with Esa-Pekka Salonen conducting the LA Phil at the Hollywood Bowl in Hollywood on Jul. 17, 2014. Salonen returns and for the first time, performing with the popular pianist (and Bowl sensation) Yuja Wang. The program is early Shostakovich and Prokofiev.(Lawrence K. Ho/Los Angeles Times)

HOLLYWOOD, CA. JUL. 17, 2014. Yuja Wang in Prokofiev’s Piano Concerto No. 1 with Esa-Pekka Salonen conducting the LA Phil at the Hollywood Bowl in Hollywood on Jul. 17, 2014. Salonen returns and for the first time, performing with the popular pianist (and Bowl sensation) Yuja Wang. The program is early Shostakovich and Prokofiev.(Lawrence K. Ho/Los Angeles Times)

Aquí la tenemos, precisamente, con el modelito de la fotografía anterior, interpretando en Concierto para piano nº 1 de Shostakovich.

Evidentemente, la forma de vestir de la pianista china, tan poco habitual en las salas de conciertos, llama la atención de músicos y público en general.

Yuja Wang en una de sus entradas triunfales

Yuja Wang en una de sus entradas triunfales

La verdad es que ella puede tocar se vista como se vista, porque es una pianista extraordinaria. Una de mis piezas preferidas de su repertorio es el Concierto para piano nº 1 de Tchaikovsky. Me encanta esa música.

Pero, no cabe duda -y ha sido motivo de comentario en los medios especializados-, el vestuario de Yuja Wang influye en que algunos se aficionen más aún a su música.

Yuja Wang ante el piano

Yuja Wang ante el piano

Desde mi punto de vista, la pianista china, la violinista de Singapur o las componentes de Bond pueden vestirse como quieran. Lo importante es que ellas son artistas. Las “bailarinas” del principio, pues no…   La diferencia no está en la ropa sino en el arte para disfrutar escuchando la Sinfonía del Nuevo Mundo.

Bailando

Bailar

Esta noche simplemente tengo ganas de bailar… Un baile con la temperatura del día y la mía… ¡Caliente!

*

*

*

Tú eliges… Aunque ya sabes que soy de los que dejan lo más exquisito para el final.😉

Audrey Hepburn en "Vacaciones en Roma" (1953)

Vacaciones en la Italia de los años cincuenta y sesenta

Tengo pendiente responder con la atención que merece el reto planteado por la encantadora Patricia, autora del blog Big Ben Antigüedades y Coleccionismo. Pero mientras decido y hago (que soy lento para todo) sigo con mis fantasías. Y ya que no puedo tomarme unos días de descanso como me gustaría -al contrario, el trabajo se me acumula en estas fechas estivales- me apetece un viaje en el tiempo y el espacio hasta llegar a aquella Italia de mediados del siglo pasado. Italia ejerce una atracción mágica para mí y Roma -que ha sido durante siglos el centro del mundo- se convierte hoy en mi destino de ensueño. Mas como en un blog como éste todo es posible, no me traslado a la Roma actual sino a aquélla que, en 1953, sirvió de decorado a la belleza incomparable de Audrey Hepburn (hasta cuando abre la boca para comerse un helado) en Vacaciones en Roma, la película que marcó el inicio del idilio de la actriz con la Ciudad Eterna.

Si te apetece leer más sobre Audrey y Roma, te recomiendo el artículo de Noel Ceballos para El País que inserto a continuación:

¿Por qué las vacaciones en Roma de Audrey Hepburn nos siguen fascinando?

Y, si quieres, puedes leerlo (o no) escuchando la canción con la que Bobby Solo debutó en el Festival de San Remo pasados diez años y uno más, en 1964.

¿Quién se viene conmigo a Roma? Montaremos en Vespa…😉

154_2322

Mark Arian. "Kindred Hearts"

El poder de la música

Es fascinante el poder evocador de la música. Cuando no estás me basta con cerrar los ojos y escuchar alguna de esas melodías que tú y yo hemos oído abrazados…

…Y ya estás conmigo.

Santiago Carbonell. "El abrazo"

Santiago Carbonell. “El abrazo”

*La primera pintura, Kindred Hearts, es obra del estadounidense Mark Arian. La última, El abrazo, como queda dicho al pie, del ecuatoriano Santiago Carbonell. La cálida bielorrusa Tatyana Ryzhkova interpreta a la guitarra una de mis composiciones preferidas, la Fantasía sobre motivos de la Traviata de Verdi, que suele atribuirse a Francisco Tárrega, uno de los más grandes compositores románticos españoles; aunque -según acreditados historiadores- es obra de otro gran guitarrista y compositor español y andaluz: Julián Arcas.

Amedeo Modigliani (1884-1920). "Desnudo acostado" (1917-1918). Colección Gianni Mattioli. Milán

Versos de mujer

A riesgo de llevarme una merecida reprimenda, por hacerlo sin permiso, bajo el Desnudo acostado de Modigliani, me otorgo el privilegio de presentar aquí uno de los versos de una extraordinaria poeta erótica que admiro profundamente: Lucía Conde Parmés.

Pensándote a solas

Tumbada en esta alfombra yo te pienso
desnudo mientras juegas con mi sexo.
.
Imagino tus dedos incansables
apartando mis labios suavemente
para entrar en mi cuerpo con tu lengua.
.
Tumbada en esta alfombra te imagino
con barba de tres días, fatigado,
después de una batalla interminable
que no hemos dado aún por terminada.
.
Tu lengua moja todo ávidamente;
soy río que precisa navegante.
Tus dedos son la seda que despierta
los montes que hay en mí en ligero roce.
.
Tumbada en esta alfombra yo te llamo
y el eco me devuelve a mí tu nombre…
Aún sola me resigno a que mis manos
sean protagonistas de esta historia.
.

El blog de Lucía Conde es una delicia para los sentidos, las emociones y el pensamiento que no puedes dejar de disfrutar. Para que lo hagas sin demora ni dificultad alguna tengo el placer -el primero de los placeres, porque su lectura nos ofrece muchos más- de insertar el enlace por el que podrás acceder directamente al blog:

Las mil lecturas de Lucía