Autor: Pablo

Cuando no estás

Para estar solo no es necesario ser aquel caminante sobre el mar de nubes que pintó el romántico alemán Caspar David Friedrich en 1818. Tampoco hace falta formar parte de un cuadro de Edward Hopper. …O de una fotografía de Richard Tuschman, que deja de lado el pincel y la pintura para reinventar con su cámara los cuadros del pintor neoyorkino en su proyecto “Hopper meditations”. Puedo estar rodeado de una multitud, como Wally, incluso, y tan perdido como él; pero sentirme absolutamente solo cuando no estás tú. Por eso, cuando tú no estás y te necesito, como en la canción de Albert Hammond y Carole Bayer Sager, que compusieron la música y la letra respectivamente, en 1976: “Cierro los ojos y estoy contigo“. When I Need You alcanzó la fama y el primer lugar de las listas de éxitos británicas y estadounidenses aquel mismo año 1976 en la voz de Leo Sayer. No es cuestión de establecer comparaciones ni, mucho menos, de organizar un concurso… Es, simplemente, que no me canso de escuchar esta …

Sobre música clásica y ropa femenina

Estaba todavía disfrutando con gusto de los sensuales bailes que hemos compartido en el post anterior cuando, de pronto, me encuentro con esto: Verás, a mí me parece bien que se intente promocionar la música clásica, especialmente que se acerque a la juventud; pero, por favor, si alguien realiza un vídeo con un momento musical tan extraordinario como ese de la Sinfonía del Nuevo Mundo, del gran Antonín Dvořák, debería cuidar un poco más la coreografía. ¿No? De coreografías, precisamente, sabe bastante André Rieu… He de reconocer que las chicas de Bond (no me refiero a las de 007 -que también- sino a las del cuarteto de cuerdas) tienen su encanto. Tienen su encanto, decía, incluso a la hora de tocar. Con ellas pasa como con la tónica, que si no te gusta es que no la has probado bastante. Por eso, vamos a verlas otra vez, y de paso a escucharlas, en el vídeo oficial de Victory; en el que, por cierto, también hay baile y en este blog somos muy bailongos. Ellas fueron …

Bailar

Esta noche simplemente tengo ganas de bailar… Un baile con la temperatura del día y la mía… ¡Caliente! * * * Tú eliges… Aunque ya sabes que soy de los que dejan lo más exquisito para el final. 😉

Vacaciones en la Italia de los años cincuenta y sesenta

Tengo pendiente responder con la atención que merece el reto planteado por la encantadora Patricia, autora del blog Big Ben Antigüedades y Coleccionismo. Pero mientras decido y hago (que soy lento para todo) sigo con mis fantasías. Y ya que no puedo tomarme unos días de descanso como me gustaría -al contrario, el trabajo se me acumula en estas fechas estivales- me apetece un viaje en el tiempo y el espacio hasta llegar a aquella Italia de mediados del siglo pasado. Italia ejerce una atracción mágica para mí y Roma -que ha sido durante siglos el centro del mundo- se convierte hoy en mi destino de ensueño. Mas como en un blog como éste todo es posible, no me traslado a la Roma actual sino a aquélla que, en 1953, sirvió de decorado a la belleza incomparable de Audrey Hepburn (hasta cuando abre la boca para comerse un helado) en Vacaciones en Roma, la película que marcó el inicio del idilio de la actriz con la Ciudad Eterna. Si te apetece leer más sobre Audrey …

El poder de la música

Es fascinante el poder evocador de la música. Cuando no estás me basta con cerrar los ojos y escuchar alguna de esas melodías que tú y yo hemos oído abrazados… …Y ya estás conmigo. *La primera pintura, Kindred Hearts, es obra del estadounidense Mark Arian. La última, El abrazo, como queda dicho al pie, del ecuatoriano Santiago Carbonell. La cálida bielorrusa Tatyana Ryzhkova interpreta a la guitarra una de mis composiciones preferidas, la Fantasía sobre motivos de la Traviata de Verdi, que suele atribuirse a Francisco Tárrega, uno de los más grandes compositores románticos españoles; aunque -según acreditados historiadores- es obra de otro gran guitarrista y compositor español y andaluz: Julián Arcas.

Versos de mujer

A riesgo de llevarme una merecida reprimenda, por hacerlo sin permiso, bajo el Desnudo acostado de Modigliani, me otorgo el privilegio de presentar aquí uno de los versos de una extraordinaria poeta erótica que admiro profundamente: Lucía Conde Parmés. Pensándote a solas Tumbada en esta alfombra yo te pienso desnudo mientras juegas con mi sexo. . Imagino tus dedos incansables apartando mis labios suavemente para entrar en mi cuerpo con tu lengua. . Tumbada en esta alfombra te imagino con barba de tres días, fatigado, después de una batalla interminable que no hemos dado aún por terminada. . Tu lengua moja todo ávidamente; soy río que precisa navegante. Tus dedos son la seda que despierta los montes que hay en mí en ligero roce. . Tumbada en esta alfombra yo te llamo y el eco me devuelve a mí tu nombre… Aún sola me resigno a que mis manos sean protagonistas de esta historia. . El blog de Lucía Conde es una delicia para los sentidos, las emociones y el pensamiento que no puedes dejar …