Ensueños, Pintura
Comments 2

La última página de la novela

Pocos placeres conozco (algunos hay pero dejo su comentario para otra ocasión) como entregarse sin prisas a la lectura de un buen libro. Y si es una novela, disfruto cuando la imaginación vuela libre imaginando que formo parte de ella. Luego, al terminar, como dicen que ocurre cuando se ve el final de la vida, pero mucho más despacio, las imagénes que han conformado ese pequeño trozo de vida que es la novela vuelven a mi mente recreándome en su recuerdo.

No sé si tú has sentido algo así. Y me pregunto que pasaría por la mente de esta dama que retrató Ernest-Édouard Martens en 1903 al acabar de leer su novela.

Anuncios
This entry was posted in: Ensueños, Pintura

por

Soy un curioso insaciable y aprendiz de todo, que ama la paz, la tranquilidad y disfrutar de las cosas sencillas de la vida con alegría. Si para eso hay que crearse una Arcadia particular, hela aquí... Y, por cierto, están todos invitados a compartirla conmigo.

2 Comments

    • Es un placer compartir contigo el placer, querida Mina. El placer de la lectura… quería decir.
      Gracias por compartir ese placer en este humilde blog. Feliz domingo caluroso para ti. Y besos, muchos besos.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s