Pintura, Poesía
Dejar un comentario

Contemplación

Me hallé mirando
tu desnudez mojada;
el agua por tu rostro,
el agua por tu pecho
intrépida bajaba.

Como si acaso fueras
por ella poseída
y un hálito indecible
me arrebatara vida.

Uní junto a la tuya,
mi desnudez ardiente;
el agua entonces fría,
acarició mi frente,
me acarició la carne
y el alma ardiente daba
consejos que a mis manos
fogosas ordenaba.

Vagué por tus perfiles,
vagaste por los míos,
sentimos deshacerse
nuestros profundos fríos.

Mientras que escurridiza
y cual testigo muda
el agua nos brindaba
su erotizante ayuda.

Contemplación, de Francisco Argenteo (Colombia, 1962), en Triana Arts

Imagen: Alexander Shubin, tomada de Uno de los Nuestros

 

Anuncios
This entry was posted in: Pintura, Poesía

por

Soy un curioso insaciable y aprendiz de todo, que ama la paz, la tranquilidad y disfrutar de las cosas sencillas de la vida con alegría. Si para eso hay que crearse una Arcadia particular, hela aquí... Y, por cierto, están todos invitados a compartirla conmigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s