Mitología
Comments 4

La púdica Diana le pone los cuernos a Acteón

Todavía si es un fauno (a los faunos se les permite casi todo) basta con que alguna de las ninfas le tape los ojos… y, si acaso, se lo lleve a algún otro lugar del bosque para juguetear con él. Pero -al contrario que Venus, la cual no manifiesta el más mínimo pudor a la hora de mostrarse tal como nació de la espuma del mar ante la mirada de cualquier dios, semidios, héroe o humano- a la púdica Diana le molesta mucho que la vea sin ropa cualquier simple mortal.

No obstante, después de pasarse el día correteando por los bosques cazando sin parar, Diana y sus ninfas tienen la costumbre de bañarse en algún remanso del río (siempre hay ríos en los bosques donde cazan) para quitarse el sudor que las humedece tras tanta correría y relajarse un poco antes de volver a su palacio para cenar.

Jean François de Troy Diane_suprise_par_Actéon_1752_Colección privada

Jean-François de Troy. Diana y Acteón. Colección privada

Naturalmente, un día pasó lo que tenía que pasar. Acteón, también muy aficionado a la caza, se encontró casualmente a Diana y sus ninfas disfrutando del baño reparador y se quedó contemplando encantado la escena. Esa fue su perdición porque la púdica Diana lo descubrió, y -por muy príncipe que fuera, mortal al fin y al cabo- enojada lo convirtió en ciervo, con una llamativa cornamenta adornando su cabeza… y, por si eso fuera poco, le azuzó al mirón sus propios perros que -sin conocerlo, transformado en ciervo- lo devoraron… Pobre Acteón.

Jean François de Troy Diane_suprise_par_Actéon_1734

Jean-François de Troy. Diana sorprendida por Acteón (1734)

Moraleja: Si ves a unas cuantas chicas bañándose desnudas en un bosque, antes de quedarte embobado mirando, asegúrate de que Diana no está.

Perdón por mi atrevida versión del mito. Como has visto, los tres cuadros que ilustran esta publicación son del pintor de estilo rococó francés Jean-François de Troy (París,1679-Roma,1752). Si te apetece saber más sobre la mitológica Diana y ver otros muchos cuadros de distintos autores, te recomiendo encarecidamente que lo hagas en el estupendo blog Harte con H.

Anuncios
This entry was posted in: Mitología

por

Soy un curioso insaciable y aprendiz de todo, que ama la paz, la tranquilidad y disfrutar de las cosas sencillas de la vida con alegría. Si para eso hay que crearse una Arcadia particular, hela aquí... Y, por cierto, están todos invitados a compartirla conmigo.

4 Comments

  1. Ifigenia Evanescente says

    Pues sí. Pobre Acteón.
    Con lo sencillo que es regalar un placer para la vista de cualquier ser que lo aprecie…

    Me gustó tu blog.
    Volveré.

    Le gusta a 1 persona

    • Será un placer tu presencia aquí, Ifigenia Evanescente. Y muchísimas gracias, tanto por este comentario tan amable y sugestivo como por lo dicho sobre el blog.
      Vuelve. 🙂
      Un cordial saludo.

      Me gusta

    • Muchísimas gracias, recuerdarespirar, por tus amables palabras y por esa felicitación que espero merecer en adelante (a veces, al menos).
      Un cordial saludo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s